DÍA 0. Introducción. Emociones Inteligentes

16 05 2011

COMPARTIMIENTOS ESTANCOS DE VASOS COMUNICANTES

Emociones Inteligentes” [Lista reproducción].

Vivimos una transformación cíclica discontinua. Nuestro cerebro reptiliano sigue estando ahí, en su capa primaria bajo la límbica. Sobre la límbica, diferentes capas se han ido formando con la evolución de los tiempos. Hasta tal punto, que la información es absorbida mediante los sentidos para ser tamizada por nuestras emociones. Lo positivo del cerebro es que se puede ejercitar como si se tratase de un músculo más: aunque esto último es un tema apasionte que por cuestiones de espacio dejamos en otro lugar.

Ahora bien, reconduciendo el tema, el control de gestión de cada información que procesamos cerebralmente, conlleva a la organización de cada información en compartimientos estancos de vasos comunicantes. En otros términos, como la información se transmite neuronalmente a modo de rayos cósmicos que avisan tormentas o lluvias, con registros y trayectorias en, por, desde y hacia diferentes puntos de nuestra corteza cerebral, bajo el sistema dendrita-cilindroeje, y no siempre los mismos ni en las mismas direcciones o trayectorias, los mismos orígenes y puntos de contacto, asímismo las neuronas de nuestro cerebro dejan huellas o registros en compartimientos estancos en cada conexión.

Estos compartimientos estancos se comportan como estructuras que tienen mucho que ver, para entendernos, con la estructura de una casa. En principio, la estructura de una casa exteriormente está fortificada con barreras para intimidar a los intrusos. No obstante, si estudiamos un poco en detalle el exterior de la casa, notamos que tiene ventanas y puertas de acceso. En el interior de la vivienda hay vasos comunicantes como puertas que comunican las diferentes estancias y entre los distintos compartimentos que conforman la totalidad de la casa hallamos habitaciones de distinto o semblante uso, según concierna su distribución.

Pues bien, en cada uno de estos compartimientos estancos de los que se compone la casa, todo está en su sitio según los muebles asignados a cada estancia. Y los compartimientos estancos se asignan en función de su actividad. Es decir, por ejemplo, la sala contiene muebles de sala; el comedor, muebles de comedor; las habitaciones, muebles de habitaciones; la cocina, muebles de cocina: el baño, muebles de baño. Y así sucesivamente, con el resto de la casa.

Además, dentro de cada mueble, en cada uno de los compartimientos estancos, guardamos nuestras cosas. Cosas que, cada una de ellas, tiene su propio fin, su propia finalidad y uso. Lo que sucede entonces con los vasos comunicantes, es que la información se conduce como por un panel de abejas y de ahí que, a veces, se pierda y decimos que tenemos “mala memoria”. La forma idónea de recuperar esa memoria “perdida” es volviendo sobre nuestros pasos, incluso físicamente si cabe como cuando olvidamos las llaves de nuestra casa, y recorriendo nuestro camino a la inversa de su trayectoria inicial las encontramos. En otros términos, la información contenida en la Unidad Central de Proceso de nuestro ordenador se recoge en cada byte y, cuando queremos acceder a la información contenida en un respectivo byte, accedemos directamente a ella para borrarla o recuperarla. Y sólo se pierde si la borramos o si lamentablemente “se nos cae” el ordenador por baja de tensión eléctrica o porque le perturba un virus malicioso o residente que borre todo el sistema: y es cuando no sabemos quienes somos. 

Es más, las emociones también se organizan y, en principio, notamos que las emociones tienen que ver con la comunicación no verbal, esto es, el 80% de la comunicación en cualquier ser humano. Curiosamente, se manejan los mismos parámetros estadísticos cuando hacemos referencia entre la relación inteligencia emocional (IE: 77%) y cociente intelectual (CI: 33%). Es conocido, además, que usamos un 20% de nuestras capacidades. Por lo demás, la Ley de Pareto también se mueve en tales ámbitos: empleamos un 20% para rendir un 80%. Lo cabe ahora cuestionarse: ¿Cuando hacemos test de Inteligencia Emocional, lo hacemos sobre su 77% de capacidad en vez de 100% que no tiene? Considero que una respuesta afirmativa en esa dirección es la correcta.

Por lo que a nuestro tema concierne, centrándonos en el mismo, es que la información emocional que nos llega bien puede ser de felicidad, de tristeza, entre otras emociones; esto es, al fin y al cabo, que puede hablarse de clasificación u ordenación de las emociones. De hecho, las emociones bien pueden escindirse en dos grandes grupos: cuatro primarias (cólera, alegría, miedo y tristeza) y cuatro secundarias (amor, sorpresa, vergüenza y aversión), como aquellas cosas que guardamos en los compatimientos de la casa: juntas, pero no revueltas; sino más bien ordenados para su localización. No obstante, hay algunos autores que mezclan o combinan las emociones a modo de  paleta de colores (la mezcla o fusiones de Izard)  o a modo de una veleta que sopla el viento (la combinación del círculo de emociones de Plutchick).

Podría decirse entonces que las emociones son como piedras que al caer al agua forman círculos que, a su vez, se mezclan con otras emociones de otros individuos cuando mantenemos un diálogo o una discusión, por ejemplo. Aunque considero que si vamos por la vida como veleta que sopla el viento, no tenemos la suficiente enteeza vital para marcar el rumbo de nuestras propias vidas. De ahí, que los compartimientos estancos, signifiquen que se pueden gestionar mejor las emociones cuando éstas están organizadas, cuando vuelve a su cauce el río turbulento, cuando el toro ha pasado, cuando se ve al toro desde la barrera, cuando en la perpectiva podemos abordar el problema con objetividad: como si no se tratase de nuestro propio problema, sino que está ahí para ser resuelto por personas inteligentes un viernes cultural, aunque en la semana hubiésemos tenido problemas o “encontronazos”, que más bien vale la pena postergar en el tiempo para abordarlos con mayor lucidez y claridad. ¿Por qué? Básicamente porque evitamos el estrés en caliente. Ahora lo expondremos muy sucintamente con un ejemplo, que se entiende mejor.

Para empezar, nada mejor que un conciso resumen. Hasta aquí hemos visto que las emociones pueden equipararse al contenido de una casa. Ahora bien, si mezclamos todos los elementos de la casa, como pueden hacer los autores referenciados, nos encontramos entonces con el desorden neuronal psicosomático. Quiere decirse, que nuestra casa puede estar ordenada o desordenada. Pero es mejor salir de casa dejándola ordenada, porque cuando vuelves no sabes con quién vienes a casa. En otros términos, no sabes con quién te encuentres en la vida. En cuanquier caso, una casa desordenada dice mucho de su propietario. Aunque para gustos, no hay nada escrito.

Llegados a estas alturas, de momento, mi ánfora de felicidad, esa emoción dentro de la alegría, que hoy comienza vacía, se irá llenando a su tiempo, conforme avanza el curso de “Inteligencia Emocional” (el cual detallamos en la pestaña anexa “Curso IE”); pero también, se satura conforme avanza la vida. Y dado que la vida es muy compleja, ponemos en esta ánfora todo aquello que atañe a mi felicidad; ya que hasta ahora he dedicado mis esfuerzos en hacer felices a los demás, a que obtengan y disfruten con sus éxitos: y era lo que me hacía feliz. Ahora busco mi propia felicidad y por el camino, en la medida que la vaya conociendo, también la podré dar a los demás.

¡Un cordialísimo saludo para todos y para todas!

RICARDO MARÍN TÄLERO

COACH PROFESIONAL DE AECOP

Barcelona, lunes 16 de mayo de 2011 – 19:53:59 horas.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

16 05 2011
Mr WordPress

Hi, this is a comment.
To delete a comment, just log in, and view the posts’ comments, there you will have the option to edit or delete them.

10 06 2011
CARTA PARA GABRIELA « Coaching Instantáneo Autoayuda ®

[…] desaparecieron. Y por fin comprendí lo equivocado que estaba al tratar, desde hace un mes, de hallar mi propia felicidad. Ahora confirmo, hasta siempre y con mayor vehemencia, que mi felicidad solo está al dar […]

21 06 2011
DÍA 10. LA PAZ CONTIGO MISMO Y CON LOS DEMÁS « EL ÁNFORA DE FELICIDAD

[…] Emocional, deseé llevar un giro de 180º a mi vida: si deseaba dar alegría a los demás, debía dar alegría primero a mí mismo; pero el resultado es que veía muy de cerca el que pudiese perder tres juicios en una sola semana. […]

18 07 2011
ADDENDA 2. LA EMPATÍA « EL ÁNFORA DE FELICIDAD

[…] del conocimiento de uno mismo. En otro sentido más amplio, la empatía es la base de la Inteligencia Emocional. Así, por ejemplo, cuando decimos “nuestros alumnos” estamos ofreciendo un pensamiento […]

21 07 2011
ADDENDA 3. LA ASERTIVIDAD « EL ÁNFORA DE FELICIDAD

[…] Facebook o Myspace, de las 18 entradas que hasta la fecha de hoy se compone el blog, que desde sus comienzos sólo publica los lunes y miércoles de cada semana). Muchísimas gracias a todos y a todas por […]

4 08 2011
ADDENDA 6. CÓMO MEJORAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL « EL ÁNFORA DE FELICIDAD

[…] Los compartimientos estancos de vasos comunicantes […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: