DÍA 4. DESPERTANDO SENSIBILIDADES HAMBRUNAS. EXPRESANDO SENTIMIENTOS Y EMOCIONES

25 05 2011

EL QUIZ DEL PUZZLE

Muchas veces nos enfrascamos emocionalmente en la vida, como si no hubiese una situación de continuidad. Como los pensamientos son energía, cambiando tus emociones, cambias tus pensamientos. Como no puedes cambiar el mundo, la transformación comienza en ti. ¿Cómo puedes entonces transformar tus pensamientos negativos en positivos? Sustancialmente, hay tres formas de cambiar tu estado emocional: una, poniendo un nuevo chip en tu cerebro; dos, experimentando nuevas posibilidades con tu cuerpo físico; y tres, llevando a cabo objetivos alcanzables cambiando tu enfoque. Veámoslas, una a una:

I. Poniendo nuevo chip en tu cerebro

Quizá es la forma más difícil de enfocar el cambio emocional. Consiste en poner un nuevo chip a tu cerebro para cambiar tu estado emocional. ¿Cómo se consigue? Pues poniendo a tu cerebro a pensar en otra cosa. Como si tu estado anímico no fuese el tuyo. Esto es, como un observador. Es como si el chip de tu cerebro estuviese gastado y lo corrijas hasta que se corrija solo. Al extraer y poner un nuevo chip, ya nada es complejo y todo lo que sucede ya no da miedo. En otros términos, se trata de no echarle más leña al fuego, permitiendo que éste se consuma. Una vez consumido, se ven las cosas más objetivamente y desde otro prisma. Un ejemplo aclara este concepto. Imaginemos por un momento que somos “colegas” de nuestros hijos. Nuestra función paternalista envejece y cambiamos el chip. Al abordar el problema de nuestros hijos, nos enriquece doblemente: por un lado, tus hijos te tomarán como un amigo, obviamente; y de otro, el problema se resuelve sin culpas por parte de cada sujeto que interviene en su solución, y, más bien, como responsabilidad de cada sujeto por encontrar una solución común que beneficie a las partes. Es una forma de feed-back positivo y, al propio tiempo, tanto negociación ganar-ganar, como brainstorming. 

II. Experimentando nuevas posibilidades con tu cuerpo físico

Dicen que los ojos son el espejo del alma. Pues mírate al espejo y hallarás tus emociones más ocultas. Y esto es así, porque tu cuerpo se organiza en función de la experiencia. Si eliges explorar este ámbito de posibilidades por tu cuenta, sobre tu cuerpo físico y el entorno que te rodea, experimentarás nuevas sensaciones, perspectivas y aspectos de tu vida, que te hacen participar de un nuevo orden de cosas. En este sentido, el abrirte a nuevas experiencias, como comentar con tus compañeros las emociones que experimentas, por un lado te enriquece en el sentido que ahora tienes nuevas perpectivas para afrontar un viejo problema que ha llegado a ser acuciante; y de otro, al sacar fuera tus emociones creas un vínculo comunicativo con los demás en ambos sentidos, esto es, en feed-back. De otra forma, tus sentimientos llegan a tomar conciencia de tus actos y te controlan. Más, si por un solo momento sientes la libertad que otorga el poder de controlar tus sentimientos a través de tus emociones, comprenderás que los demás seres humanos a los que comunicas tus problemas te aportan soluciones objetivas que, desde tu punto de vista subjetivo, te has negado siempre a darles luz. En resumidas cuentas, tienes dos opciones; o bien experimentas subjetivamente con tu cuerpo tus experiencias cerrándote al mundo y vallando tu intimidad en tu zona de confort, lo cual es loable porque forja tu personalidad; o bien sales de tu zona de confort y das rienda suelta a tus emociones comunicándolas a los demás. Ésto último es lo más difícil; pero es lo difícil lo que forja tu carácter. Cabe añadir, simplemente ,que en cualquier caso y sea el que sea el camino que escojas para conocer tus emociones en un nivel consciente diario, estás experimentando a través de tu cuerpo físico tu propia experiencia emocional y tus futuras posibilidades.

En este proceso de vivir consciente, el cuerpo físico es el vehículo principal por el que experimento sensaciones que capto a través de los sentidos. Con una mente y un corazón abiertos a nuevas ideas y nuevas posibilidades, das inicios a grandes descubrimientos. Es lo opuesto a darse por vencido. Afírmate en cuanto a persona sin límites practicando nuevas áreas de actividad. Esta es una estrategia que te permite experimentar la realidad cambiante antes de que acontezca. Y con ello, la realidad física toma formas nuevas, predecibles, hasta el punto que se tornan repetitivas y controlables. Y son las propias emociones las que controlas. Y controlas tu vida con posibilidades ilimitadas. El experimento parece insignificante, pero merece la pena probarlo al menos por sus resultados que puedan beneficiarte en un momento dado en tu ajetreado vivir cotidiano. Es un experimento que, en cualquier caso, ya sea que interiorices tus emociones o las exteriorices, tiene efectos en ti mismo. Y no tienen que ser positivos o negativos; simplemente diferentes. Quizá en un objetivo avances más que en otro. El camino a elegir es tuyo.

III. Llevando a cabo objetivos alcanzables cambiando tu enfoque

Una vez que hayas definido bien tu objetivo y la forma de llevarlo a cabo, interiorizando o exteriorizando tus emociones y sentimientos, debes tenerlo siempre presente que tenga que ver con tu proyecto, para llevarlo a término cada día. Y puede ser que tu proyecto cambie con el tiempo, al modificar los objetivos alcanzables como forma de madurez personal en todos los ámbitos: creativo, social, emocional, intelectual y personal. Ahora bien, si deseamos cambiar nuestra estrategia, llevando a cabo generalmente eventos extraordinarios en nuestras vidas, como por ejemplo, cambiar de trayectoria en una misma dirección no cogiendo siempre el mismo camino, a modo como las neuronas disparan su información, motivas a tu cerebro de tal forma que la mente se distrae del problema que estás llevando a cabo (del estrés, por ejemplo, que una pérdida de un ser querido significa, de un divorcio, del desempleo, de todo lo que implique una ruptura de tus emociones) y hace añicos las etiquetas presentándote una respuesta. Ve un nuevo enfoque y consigues resolver el problema.

Si tu objetivo es establecer metas ambiciosas pero alcanzables, para mejorar el objeto del mismo, el razonamiento del córtex defiende que se puede cambiar el objeto de estudio mediante una planificación estratégica. Así, todo cambia rápidamente hacia una menor actividad y mejor productividad. Predomina la integración de tu “autoimagen”. “El enfoque crea ceguera”, y es cierto. Lo que has de cambiar son tus actitudes ante un mismo problema y diversificar sus soluciones. Dos cabezas piensan mejor que una. La comunicación correcta es hacia el exterior. Porque te brindan un enfoque para construir redes y alianzas donde antes no habían. El enfoque es de adentro hacia afuera. Si aprendes así a cambiar tu estado de ánimo, los beneficios serán inmediatos. De un modo similar, tu esfuerzo por establecer objetivos valiosos lleva a cabo un cambio positivo a tu ambiente cada día, de lo que piensas acerca de tener esta u otra tarea completada. Esto sólo es posible cuando conviertes los problemas en pequeños objetivos: “Divide y vencerás”. Has tus problemas lo bastante pequeños para gestionarlos uno a uno haciéndolos alcanzables. Márcate metas cortas y congratúlate con cada conquista: una cucharada de mermelada.

¡Muchísimas gracias a todos y a todas!

¡Desde el respeto hacia el respeto, un cordialísimo saludo!

RICARDO MARÍN TÄLERO

COACH PROFESIONAL DE AECOP

Barcelona, 25 de mayo de 2011 – 22:20:59 horas.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: