DIA 6. LA HUELLA ESCULPIDA

1 06 2011

Sé quien soy cuando entiendo lo que siento“. Coach Albert Condal

LOS SURCOS VITALES

En los surcos que deja la vida a nuestro paso, siempre hay poros. Nuestra faz mantiene los estímulos que ha percibido a lo largo y ancho de su existencia: una sonrisa, un fruncido ceño… Estos surcos vitales pueden resultar alterados y las depresiones de los pliegues suelen estar más o menos pronunciadas en función del uso muscular que hayamos ejercitado. ¿Sabes cuántos músculos se mueven en tu cara cuando sonríes? Fisiológicamente, 300. El sonreir cambia tu cara y produce endorfinas que reducen el dolor físico y emocional. De ahí aquello que dice: “Quien canta, sus males espanta”. De hecho, la mera sonrisa produce una sensación de bienestar. Las sonrisas acumuladas con el tiempo dejan pliegues. 

CRISIS DE IDENTIDAD

Lo anterior nos lleva a pensar en la identidad del sujeto y podemos denotar su amabilidad también por los surcos de su sonrisa. La amabilidad denota una actitud afable, complaciente y afectuosa. Ahora bien, la crisis de identidad sobreviene cuando nos hacemos reiteradamente preguntas transcendentales de nuestra vida. Más no todo el mundo puede presumir de crisis de identidad siendo joven, pero es ineludible que aparezca en algún otro momento en nuestras vidas. Psicológicamente, una crisis de identidad tiene su origen cuando intentas fingir quien no eres o haces algo que sabes que no va contigo y lo haces por obtener resultados. Por tanto, la mejor forma de afrontar la crisis de identidad es aceptarte tal como eres. La respuesta está en tu interior.

SENSACIONES [EXTERIOR], EMOCIONES [INTERIOR] Y PENSAMIENTOS [CONCIENCIA]

En tu interior están las emociones. Ahora bien: ¿Qué es la emoción? Hasta el trabajo de Wukmir (1967), “Emoción y Sufrimiento”, nadie ha sabido dar una respuesta coherente al fenómeno de la emoción: la emoción es una experiencia compleja que se expresa en variedad de términos, actitudes y gestos. Hay emociones positivas (alegría, afecto) y negativas (ira, miedo, tristeza). Ahora bien, las emociones tienen diferente trato en función de si son interiores (emoción propiamente dicha) o exteriores (sensaciones). Las internas, son el profundo sentimiento o aprecio que sentimos hacia algo. Las emociones internas traen causa del autoconocimiento, de la inteligencia intrapersonal. Mientras que las externas traen causa de la lingüística. Las causas internas y externas activan las emociones. ¿Por qué? Porque carecer de habilidades emocionales tanto externas como internas hacen que no sepamos controlar nuestras emociones. De ahí que la autoobservación y el registro de las experiencias propias (conductas internas y externas) incrementan el nivel de alerta y nos desconectamos de las emociones internas, alcanzando pensamientos de temores, insatisfacciones, deseos reprimidos… En suma, las emociones, las sensaciones y los pensamientos posibilitan liberar al organismo de sustancias básicas producidas por emociones básicas negativas. Llegados a este punto, hemos de notar, en fin, que las emociones utilizan señales de comunicación faciales (33%), verbales (3%) y no verbales (63%). Por lo demás, los aminoácidos eliminan arrugas y la emoción es cerebral.

¡Muchísimas gracias a todos y a todas por vuestra atención!

¡Desde el respeto hacia el respeto, un cordialísimo saludo!

RICARDO MARÍN TÄLERO

COACH PROFESIONAL DE AECOP

Barcelona, 1 de junio de 2011 – 20:18:27horas.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: