DÍA 10. LA PAZ CONTIGO MISMO Y CON LOS DEMÁS

20 06 2011

POR SIEMPRE, PARA SIEMPRE, DE SIEMPRE Y HASTA SIEMPRE

Lista de reproducción: http://www.youtube.com/user/marincuartas#p/c/EFB970D515182BE2/0/nsV8-25qu3Q 

Qué mayor amor que morir por amor“, Coach Ricardo Marín Tälero

Hoy os hablo con el corazón en la mano para dároslo. El mejor ejercicio de espiritualidad es dar amor a los demás. No se puede vivir sin amor; el alma muere. Y con ella, nosotros. Vive tu vida como si fuera el último, reza, para los demás por siempre, para siempre, de siempre y hasta siempre.

Ningún humano es nada sin amor, bien sea el amor a sí mismo, bien sea el amor a los demás. La autoaceptación de nosotros mismos conlleva a encontrarnos en paz consigo mismos, conlleva a ese mismo amor que permite traspasar fronteras, con nada dividido en eras, porque puedo amar ya que existo. Hoy, pues, vamos a centrarnos en ejercicios de autoaceptación y, en la misma medida, de aceptación de los demás, en ambos casos a través del amor. Para ello, nada mejor que buscarte un lugar tranquilo, seguro, tu lugar.

PRIMER EJERCICIO.- Dejar ir, soltar, aflojar, liberar. Para introducir este primer ejercicio, nada mejor que el Discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford (2006), sobre tres historias de su vida, que desde hace dos años colgué en el canal marincuartas. Este primer ejercicio consiste en describir nueve momentos en mi vida en que he dejado ir algo y me he sentido liberado. La intención es que la sensación de libertad, de liviandad, de fortaleza interior y de desapego son importantes para elevar mi autoaceptación.

En los años que llevo de profesión como Abogado nunca he perdido un juicio. La clave de mi éxito radica en dar a los demás, sin esperar recibir nada a cambio. Esto lo he trasladado a todos los aspectos de mi vida: mi familia, mi profesión, mis amistades. No obstante, con motivo del Curso de Inteligencia Emocional, deseé llevar un giro de 180º a mi vida: si deseaba dar alegría a los demás, debía dar alegría primero a mí mismo; pero el resultado es que veía muy de cerca el que pudiese perder tres juicios en una sola semana. Sin embargo, mi bien hacer de las cosas, que antaño me produjo excelentes resultados, comenzaba a flaquear a pesar de mi tenacidad y constancia. Y dejé ir las cosas, aunque en mi interior más profundo una vocecilla me decía que no era el camino correcto y que volviera al camino de siempre inicialmente emprendido; y al escuchar la vocecilla le hice caso, y cúal no sería mi sorpresa que los tres clientes cambiaron de Letrado y me sentí liberado hasta tal punto que ahora sigo dando felicidad sin esperar recibir nada a cambio, y vuelven las aguas a su cauce y sigo ganando juicios ahora cada vez más importantes; aunque he aprendido la lección: “Nunca hagas nada en contra de tu voluntad”” (Albert Enstein); pues, al fin y al cabo, el dar felicidad a los demás es una manifestación de la alegría.

SEGUNDO EJERCICIO.- Nueve sueños. Se trata de describir nueve momentos en que he realizado un sueño, pequeño o grande, y la emoción que sentí al verlo realizado. Este ejercicio es estimulante y la base de todo lo bueno que vendrá.

Mi sueño realizado fue alcanzar el título de Licenciado en Derecho. Es la culminación de grandes horas de esfuerzo; muchas noches sin dormir en aras de presentar los trabajos a tiempo; preparar y presentar los exámenes en la Universidad hasta tal punto que me quedé sin voz en el último de ellos; renunciar a placeres de la vida para centrarme en los estudios; a pesar de que mi madre no pudo verme graduado porque murió de cáncer se la dediqué; tuve muchos problemas para alcanzar mi primer trabajo; cuando logré mi primer trabajo no me gustó lo que vi y renuncié; tuve otra oportunidad muy importante y preferí dejarla para uno más joven; entonces decidí trabajar por mi cuenta, comenzaron los éxitos uno tras de otro y mi carrera se lanzó“.

TERCER EJERCICIO.- Me gusta. Describir nueve cosas que me gusta mucho hacer y me explico las razones por las que me voy a permitir hacerlas más. Esto es transformación en vivo. Esta práctica nos va a generar ejercicios valiosísimos.

Me encanta la naturaleza; disfruto con ella; con los cánticos de los pájaros; con el fluir del viento en los árboles y en mis sienes; con el rumor de las olas; con pasear con los pies desnudos a orillas del mar a medianoche; con el esplendor de la luna llena que reposa sobre el mar; con los atardeceres marinos; con los amaneceres marinos“. Me voy a permitir seguir haciendo estas cosas porque aporta paz a mi espíritu.

CUARTO EJERCICIO.- Hoy y siempre sorprenderé a tres personas distintas cada vez. Hoy y siempre voy a decir algo maravilloso a tres personas distintas cada vez que no esperan nada de mi. Lo extraordinario de esta actividad es el lograr elevar el nivel de vibración de quienes reciben nuestro aprecio. Les transformamos el día y les dejamos una huella imborrable en sus corazones. También es impresionante el efecto positivo que esto tiene en nosotros.

Cada día cuando tengo la oportunidad de ver a la señora de la limpieza de la escalera, siempre bromeo con ella y le imprimo alegría; ahora caigo en cuenta que me hace sentir bien: comenzaré a hacerlo con todas las señoras de limpieza de escaleras que me encuentre en el camino, sin pensar si las conozco o no. En el trabajo suelo bromear con mis compañeros y hacerles la jornada más divertida: comenzaré a hacerlo también con mis compañeros de vida y mis compañeros de estudio, ya sea que me conozcan o no“.

QUINTO EJERCICIO.- Los nueve momentos. Listar los nueve momentos de la vida en que tomas una decisión, asumiendo el control de la misma. Si nos sentimos bien, hemos identificado algo bueno. Lo importante es evocar emociones positivas y transmitirlas a los demás de forma verbal y no verbal, una sonrisa, un tacto.

Mi vida está saturada de decisiones. Todas ellas importantes. Casarme, tener una hija, tener la madre que tuve, tener el padre que tuve, tener el hermano que tengo, tener la hermana que tengo, tener la Tía Abuela que tuve, tener la Mamá Buelita que tuve, tener los primos que tengo, han significado para mí, en suma, el mayor de los regalos. Todos y cada uno de ellos me han enseñado y me siguen enseñando una sabiduría propia. Todos y cada uno de ellos me han enseñado a disfrutar y a entender la vida. Decisiones importantes, pues, son las que la vida ha tomado por mí dándome la oportunidad de vivir“.

¡Muchísimas gracias por vuestra atención!

¡Un cordialísimo saludo para todos y para todas!

RICARDO MARÍN TÄLERO

COACH PROFESIONAL DE AECOP

Barcelona, lunes 20 de junio de 2011 – 21:51:59 horas.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: